Transporte

  • Transportation
  • Transportation
  • Transportation

Crear el entorno adecuado

A la hora de iluminar terminales de transporte es importante diferenciar entre instalaciones controladas y sin controlar. Las instalaciones controladas serían aeropuertos y terminales de ferri, por ejemplo, donde el movimiento de pasajeros se realiza según unos procedimientos y permisos bien definidos. Unas instalaciones sin control serían las terminales de ferrocarril, metro y autobús donde los pasajeros embarcan y desembarcan sin comprobaciones ni controles formales.

En las instalaciones controladas suele haber distintas áreas de llegada y salida. En las áreas de salida las opciones de los usuarios están restringidas ya que deben permanecer en los alrededores hasta que sale su medio de transporte y, por tanto, el ambiente debe ser cómodo y tranquilo para aliviar la pesadez de la espera, especialmente en caso de retrasos. En las zonas de llegada el objetivo es ayudar a los usuarios a irse de la forma más rápida y segura posible, lo que exige un entorno más funcional y práctico que no fomente las demoras. Esto incluye los requisitos de las instalaciones de recogida de equipajes y las comprobaciones formales de entrada.

En las instalaciones sin controlar no suele haber diferencia entre los espacios de salida y llegada, ambas funciones se realizan dentro del mismo espacio. No obstante, como existe menos asistencia y asesoramiento formales, la zona debe proporcionar un entorno seguro con una señalización clara de la ruta para orientarse por el espacio. Esto es especialmente importante en las zonas de embarque donde la transición del andén al medio de transporte debe estar claramente definida.

En Europa los requisitos de iluminación para el transporte se recogen en los documentos EN 12464-1 Iluminación para lugares de trabajo en interiores y EN 12464-2 Iluminación para lugares de trabajo en exteriores.

Mejor práctica

En instalaciones sin control es importante que las luminarias instaladas sean adecuadas para las condiciones medioambientales previstas. Esto debe tener en cuenta las condiciones de humedad, suciedad y la posibilidad de daño físico, tanto accidental como intencionado.

Las luminarias para terminales de ferri e instalaciones junto al mar, como terminales de transbordo de ferrocarril a barco, pueden existir en unos entornos relativamente duros con altos niveles de sal y suciedad en el aire y debe garantizarse que la luminaria esté fabricada con materiales resistentes a estas condiciones.

Se puede prever que las luminarias para terminales de aeropuerto estén en unos ambientes limpios y secos. Pero como estas instalaciones exigen un alto grado de seguridad deben proporcionar unos buenos niveles de iluminancia vertical para iluminar adecuadamente a las personas, especialmente sus rostros. Se debe tener cuidado para evitar reflejos molestos en el suelo, ya que estos suelen tener un acabado muy pulido. No obstante, algunos reflejos pueden crear interés visual y brillo. La iluminación para mostrar caras es también importante en la mayoría de terminales sin controlar donde el usuario debe sentirse seguro mientras viaja durante la noche.

La colocación de las luminarias deben proporcionar la máxima orientación sobre la geometría del espacio, aportando una historia visual coherente a sus usuarios. Es importante iluminar las superficies verticales, aportando al espacio tamaño y escala y creando un ambiente más agradable. Unas superficies de colores claros aumentarán la sensación de espacio.

Asumir el control

El uso de mandos de célula fotoeléctrica que reaccionan ante los niveles de luz natural puede garantizar el nivel correcto de luz artificial en el momento adecuado. La regulación de la iluminación durante las horas de menos uso también puede reducir considerablemente el consumo energético.

En edificios y áreas exteriores es importante controlar la luz intrusa, evitando que la luz pase a zonas colindantes o se proyecte hacia el cielo. Esto es también válido para los espacios interiores con grandes ventanales. El uso de luminarias asimétricas que dirigen la luz de vuelta al espacio interior y la alejan de las ventanas hará un uso más eficiente de la energía a la vez que se reduce la diseminación de la luz a las zonas exteriores.

← Back to overview